Publicado el

LOS SIETE FACTORES EMOCIONALES.

LOS SIETE FACTORES EMOCIONALES.
Para el pensamiento chino, todo está interrelacionado de forma analógica, por lo que no hacen distinciones entre la materia y la energía o el cuerpo y la mente, a las que consideran como diferentes manifestaciones de una misma realidad.
De ahí que los Zang – Fu (Órganos y Vísceras) posean una estructura material que sustenta una actividad energética funcional y una estructura energética que mantiene a la estructura material, no pudiendo entenderse la existencia de la una sin la otra.
Esta reciprocidad se establece también entre el cuerpo y la mente.

Para occidente la mente asienta en el cerebro, siendo las emociones resultado o epifenómeno de la actividad cerebral (las emociones asientan en el sistema límbico y desde aquí vía hipotálamo – hipófisis – sistema nervioso vegetativo interactúan con el resto del organismo).
Se establece una estructura de control piramidal en la que la cumbre de la pirámide es el cerebro – sistema nervioso central.
Para los chinos las emociones asientan en los Órganos y la estructura cuerpo mente es de tipo esférico – circular, de tal forma que se establece una homeostasis – interrelación holística en la que una parte influye en el todo y se ve a su vez influida por el todo.
De ahí que al considerar un Órgano concreto no establecen diferencias entre su vertiente material – estructura anatómica, su vertiente energética Energía asociada o su vertiente emocional – emoción asociada. Todo ello lo establecen desde la analogía en la Teoría de los Cinco Movimientos.

Circuito neural de las emociones.

Así, cuando hablan del Riñón, se refieren, al mismo tiempo, a la estructura material – anatomía y sus funciones fisiológicas (riñones y depuración de la sangre – formación de la orina, oídos y audición, médula ósea y formación de la sangre, cerebro y actividad neurológica), su estructura energética (energía Frío) y su estructura emocional (miedo).
Y cada una de las partes afecta al resto y se ve afectada por el resto: la lesión anatómica – estructural del Riñón altera la formación de orina, altera la energía Frío (síntomas de manifestación del Frío) y desequilibra el estado emocional (aparece miedo); un exceso de Energía Frío va a lesionar la estructura – anatomía del riñón y desequilibra el estado emocional (aparece miedo); un miedo intenso va a alterar la función del riñón y desequilibrar la Energía Frío.
Es desde este posicionamiento, desde donde las emociones se transforman en potenciales factores patógenos .
Según la Medicina tradicional China, podemos encontramos con Siete Emociones Patógenas: la Ira que afecta al Hígado, la Alegría excesiva que afecta al Corazón, la Preocupación – Obsesiones que afecta al Bazo, la Ansiedad y la Tristeza que afectan al Pulmón y el Miedo y el Terror que afectan al Riñón.
De cualquier forma, aunque todos los Órganos pueden verse afectados por los factores emocionales patógenos, los más sensibles son Hígado, Corazón y Bazo .
Si el Corazón es atacado por los factores emocionales presentará síntomas como palpitaciones, insomnio y alteraciones del sueño, confusión mental,…
Si el Hígado es atacado por los factores emocionales se altera el libre fluir del Oi y presentará síntomas como episodios de ira, distensión y dolor de hipocondrios, sensación de bola en la garganta, hipo, suspiros, alteraciones menstruales (se altera la sangre),…
Si el Bazo es atacado por los factores emocionales se altera la transformación y transporte de alimentos y presentará síntomas como preocupación obsesiva, inapetencia – anorexia, distensión abdominal, diarrea o estreñimiento, edemas,…
En estos casos, consideramos que el factor emocional patógeno está relacionado con un exceso de su Energía asociada, por lo que lo trataríamos sedando el punto de comando de la Energía en cuestión: la ira la tratamos sedando el Viento de Hígado, la Tristeza la tratamos sedando la Sequedad de Pulmón,…

 

DESCARGA EMOCIONES_FISIOPATOLOGIA_ENERGETICA_